La boda III

No hay comentarios

Tercera parte y última del primer capítulo de la obra. Hasta aquí puedo leer de momento. Si os gusta, decídmelo en comentarios y escribiré un segundo capítulo.


–¿Estás bien, hijo? Tienes una cara horrible. ¿Nervioso?

–Mucho –vuelvo a mentir–. No he logrado dormir casi nada. Gracias otra vez.

–Menos mal que he venido, tiene pinta de que no vas a llegar vivo a la boda.

Río. O al menos lo finjo. Le pongo una mano en el hombro y le invito a ir hacia la escalera.

–¡Oh! Espera. Tenía que hablar con el encargado.

Me acerco al mostrador e interrumpo la conversación entre la recepcionista y el dueño del perro. Es una chica preciosa de coleta rubia y ojos azules. Exactamente el tipo de mujer que me gusta. Sonrío instintivamente.

–Perdón por la interrupción. Solo quería informar de que creo que hay un escape de gas en la segunda planta.

Sé que el hombre me está dedicando una mirada de desprecio aunque no lo veo, lo noto en su forma de mascullar acerca de los malos modales. Pero la recepcionista me dedica una sonrisa preciosa.

–¿Un escape de gas, señor? ¿Está seguro?

–No lo sé, pero hay algo en esa habitación que me está provocando un fuerte dolor de cabeza y… –me callo antes de confesar mis alucinaciones– Me deja algo atontado.

–Avisaré para que lo comprueben. Disculpe las molestias.

Aprieta el botón de llamada interna de su teléfono y este emite un sonido agudo y breve que se repite cada pocos segundos. Me giro hacia mi padre. Tras él, frente al mostrador de recepción, hay un espejo grande colgado de la pared en el que puedo ver toda la escena. El perro de pupilas alargadas, el hombre que no tiene rostro y la recepcionista que ahora tiene los ojos brillantes como luces de navidad. Me giro otra vez. Todo parece normal. El pitido del teléfono se vuelve más rápido.

–¿Estás bien, hijo? –pregunta mi padre acercándose a mí y poniendo sus manos en mis hombros. No le respondo. No soy capaz–. Lorenzo ¿Lorenzo?

¿Lorenzo? ¿Desde cuándo mi padre me llama así?

–¡Lorenzo! –distingo claramente la voz de Sofía y al abrir los ojos la descubrí sujetando mis hombros, inclinada hacia mí.

–Manuel –me quejo al instante.

Yo estaba tumbado en una especie de camilla. Ella sigue con la bata japonesa, pero ha perdido la redecilla y solo unos pocos rulos cuelgan aún de algún mechón desordenado. Me agarra la cara y me obliga a mirarla.

–Escúchame. No tenemos tiempo –insiste al ver que me cuesta prestar atención.

–¿Qué ha pasado, Sofía? ¿Qué era ese perro?

Estaba en una ambulancia. El pitido constante venía de una máquina que indicaba mis pulsaciones. Eso lo explicaba todo. Toda esta historia tan extraña debía de ser un efecto de la morfina. No sabía que me había pasado, pero me dolía el pecho y me ardían los pulmones.

–No hay tiempo para explicártelo todo. Nada de lo que veas a partir de ahora es cierto ¿vale? No confíes en nada ni en nadie. Voy a sacarte de ahí, lo prometo, pero no dejes que te atrape.

–¿Atraparme? ¿El cachorro? –me sentía demasiado cansado como para asustarme siquiera por su tono de alarma.

–Lorenzo. Lorenzo, atiende. Ahora está en tu cabeza. Conoce tus pensamientos y tus recuerdos. Te está buscando, pero no dejes que te encuentre ¿vale? Yo me encargaré de él. Fíjate en los detalles, en todos los detalles. Nada es real. No tengas miedo. Tu miedo te hace visible y si te encuentra estás muerto.

–¿Qué eres tú? ¿Por qué haces explotar perros? –Empezaba a darme igual la pesadilla. No me importaba la ambulancia, el dolor o las amenazas de muerte de mi prometida. Solo quería dormir. Mi mente se perdía en el reflejo de un hombre sin rostro y una recepcionista de ojos azules, brillantes como luces de navidad.

–Lorenzo, voy a encargarme de todo, pero hasta entonces, por favor, sobrevive.

heart rhythm ekg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s