Penny Dreadful: literatura del morbo

No hay comentarios

A mucha gente le sonará hoy en día el nombre gracias a una serie de televisión (maravillosa, por cierto), pero algunos menos sabrán que el origen del nombre se remonta a un tipo de literatura que surgió en la Inglaterra victoriana, allá por el siglo XIX.

Marie Spartali Stillman
Marie Spartali Stillman

Por aquel entonces, Inglaterra, en pleno apogeo industrial, vio como su cada vez más abundante clase media gastaba más dinero en ocio, a la vez que el número de personas que sabían leer aumentaba. Ambos aspectos influyeron en un grandísimo apogeo de la literatura. Estamos en la época de Charles Dickens (Oliver Twist, Historia de dos ciudades) y de las hermanas Brontë (Jane Eyre, Cumbres borrascosas… ).

La clase trabajadora, sin embargo, no podía costearse las obras de los grandes autores, así que, para satisfacer la enorme demanda de literatura, comenzó a surgir un tipo de publicación barata, de baja calidad. Entre los más jóvenes, se popularizaron las historias más morbosas, donde la violencia, lo sobrenatural y el sexo aparecían graficamente. Su precio era un penique y, por ello, se las empezó a conocer como Penny dreadful (penique terrible), Penny Horrible, Penny Awuful, Penny Number o Penny Blood.  En seguida se volvió enormemente popular entre los jóvenes, quienes se unían para comprar los ejemplares semanales.

penny dreadful

Se popularizaron todo tipo de historias, incluso se “adaptaban” (por no decir pirateaban) las obras más famosas del momento, como El monje, El castillo de Otranto o las propias obras del ya mencionado Dickens. También se convertían en personajes literarios los criminales reales más famosos del momento.

spring heeled jackAlgunas de esas historias siguen siendo famosas en nuestros días, como es el caso de Un collar de perlas, más conocida hoy como El barbero diabólico o Sweeney Todd; Los misterios de Londres. Muchas se convirtieron en verdaderas leyendas urbanas, la gente llegaba a creer en su realismo. Las últimas dos obras mencionadas son un ejemplo de ello, pero un caso aún más curioso sería el de Spring-heeled Jack o “Jack el de los muelles en los talones” quien, a modo de superhéroe malvado, podía dar enormes saltos y vestía de forma extravagante, incluso se decía que podía echar fuego blanco y azul por su boca. De este personaje se llegaron, incluso, a documentar avistamientos por toda Gran Bretaña y las autoridades de la época lo buscaban oficialmente. Si fue antes la leyenda urbana o el personaje de ficción.

Otra de las historias que merece ser conocida es la de Varney, el vampiro. No solo porque seguramente sea la más duradera de todas las historias de estos folletines, sino por la enorme influencia que ha tenido en la literatura posterior aunque la gente no lo sepa. Por ejemplo, el uso de la electricidad para resucitar el cadaver del monstruo de Frankenstein no aparece en la obra original de Mary Shelley, pero sí en una de las historias de resurrección de Varney (muere y resucita en varias ocasiones). Aunque su influencia más notable es en la literatura vampírica, incluida la obra Drácula. Con Varney se establecen muchos de los tópicos del vampirismo, como los colmillos afilados, las mordeduras en el cuello (y las dos marcas características que dejan), sus poderes hipnóticos, su extraordinaria fuerza. Aunque a diferencia de otros vampiros posteriores, puede moverse a la luz del día e incluso ingerir alimento, aunque no lo necesita.

Estas historias llegaron a crear verdadera alarma social en aquella época. El hecho de que muchas de sus historias se convirtieran en leyendas urbanas hizo sentir a la gente que vivían en plena oleada de la violencia y el crimen (aunque no hay datos demostrables que apoyen que hubo realmente un mayor ínidce de criminalidad). Pronto se ganaron la fama de historias inmorales, pero no solo eso, se creía que llegaban a corromper las mentes de los jóvenes lectores y se realizó una persecución enérgica por parte de moralistas y personas de bien. Por eso, hoy, es tan dificil encontrar uno de estos folletines en buen estado de conservación. Aunque analizándolo fríamente, más allá de su influencia negativa, los Penny Dreadful sirvieron para despertar el interés por la lectura en los jóvenes de clase media y baja de la Inglaterra industrial.

Para más información escucha este podcast.

child
Dulce niña victoriana leyendo sobre como un pobre barbero rebana el cuello a un cliente desafortunado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s