Con orgullo y sin prejuicios

Un comentario

¡Hola, lector asiduo de este blog!

¡Has acertado! No soy Marta. Soy Virginia Rey y me he colado en su blog (muajaja). Tal vez me conozcas por Enredada en las redes o puede que ni me conozcas, independientemente, hoy no voy a hablar de marketing ni redes sociales (si quieres ese contenido puede entrar en mi blog a verme). Hoy voy a hablar de un libro: Orgullo y prejuicio.

Y te preguntarás, ¿por qué he venido a hablarte de este libro? Pues muy sencillo. Orgullo y prejuicio ha cumplido este 28 de enero sus 207 añazos (también escribo sobre él porque Marta sabe que me lo he leído recientemente y lo tengo fresquito).  Así que empecemos por el principio:

«Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa»

Jane Austen

Así comienza esta magnífica obra. Para mi, esta frase es realmente rompedora. Y no es de extrañar, pues es considerada  una de las frases más famosas de la literatura inglesa y es que Jane Austen es la única mujer escritora famosa de esa época (esto no significa que fuera la única mujer, pero sí la que pudo hacerse camino).

Orgullo y prejuicio no fue la primera obra de Austen, ni siquiera tenía ese título en un origen, pues se empezó llamando “First Impressions” (Primeras impresiones).  Empezó a escribirlo en un cuadernito mientras compartía habitación con su hermana, siendo interrumpida a cada poco según comenta Virginia Woolf en “una habitación propia”:

«Que pudiera realizar todo esto, escribe su sobrino en sus memorias, es sorprendente, pues no contaba con un despacho propio donde retirarse y la mayor parte de su trabajo debió de hacerlo en la sala de estar común, expuesta a toda clase de interrupciones. Siempre tuvo buen cuidado de que no sospecharan sus ocupaciones los criados, ni las visitas, ni nadie ajeno a su círculo familiar.» Jane Austen escondía sus manuscritos o los cubría con un secante.

bingley&jane_ch_55
Bingley y Jane en la chimenea. Lizzy espiando

Cuando yo empecé este libro por la recomendación que me dejó mi tocaya años atrás en “Una habitación propia” JAMÁS imaginé que me iba a enganchar tanto. Su primera frase me fulminó nada más terminarla, pero, tras el primer capítulo, no podía dejar de leer. Jane Austen dibuja desde la comedia y la ironía cómo era la sociedad británica de cambio de siglo. Convierte en drama los problemas livianos de los grandes salones y es la única autora de la época que escribe sobre la realidad.

 

En esta obra se puede leer entre líneas (y no tan entre líneas) los ideales feministas en los que creía. Desde el principio se ve que las hermanas Bennet no son unas chicas cualquiera. Cuando se habla de su educación se puede ver la libertad que sus padres les dan desde el principio y, si el lector aún no se ha dado cuenta después de una treintena de capítulos, Austen mete a un personaje clasista y estirado para hacerlo mucho más evidente: Lady Catherine de Bourgh.

Paradójicamente, y pese a lo revolucionaria que fue Jane Austen, se dice que con su novela de “Orgullo y prejuicio” apenas ganó ciento diez libras que la pobre mujer tuvo que reinvertir para poder seguir publicando. ¿Cómo es posible esto siendo ahora considerada  una de las escritoras más importantes de la literatura inglesa?

A Jane, como a muchos autores les pasa, le llegó la fama décadas después de su muerte. Pero, realmente, cuatro años después de su muerte Austen estaba situada a la altura de Shakespeare por Richard Whateley, arzobispo de Dublin (que como bien sabemos todos, esto para los británicos es lo más).

Jane Austen es una lectura básica 

No os voy a engañar, cogí “Orgullo y prejuicio” pensando que iba a comenzar a leer otra novela romántica con un formato antiguo pero realmente trillado y no puede estar más equivocada.

Jane Austen marca un antes y un después no solo en su época sino también en la persona que lee su obra. En sus libros trata temas como la esclavitud, los abusos sexuales, las teorías evolutivas y los derechos de las mujeres con ironía, sencillez y un lenguaje que engancha. Una crítica de su sociedad que no te dejará indiferente.

Así pues, amigos lectores, os invito a que os vayáis a vuestro lugar de lectura preferido, os encendáis una vela aromática y devoréis esta maravillosa obra.

giphy

Singular: 1 comentario en “Con orgullo y sin prejuicios”

  1. ¡Qué bien! La verdad es que con esta entrada me han dado ganas de leer el libro. Tengo muchos en cola, ¡espero acordarme!
    Lo voy a anotar en mi Goodreads para que no se me pase

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s