Catalina de Erauso: la monja alférez

Un comentario

Hace tiempo que quería empezar a escribir sobre personajes singulares de la historia que muy poca gente conoce. Me refiero a mujeres que se salieron del lugar que la sociedad había marcado para ellas: mujeres soldado, faraón, reinas, sabias, rebeldes…

He querido empezar por la mujer que ha inspirado a uno de los personajes principales de mi nueva novela. Al escribir histórica siempre me encuentro en la tesitura de hacer personajes femeninos fuertes o hacerlos creíbles, pero gracias a ella he conseguido hacer las dos cosas.

Independiente, violenta, lesbiana y vividora: todo lo que una mujer no debía ser

Lady BriennePrimeros años

Nada tiene que envidiar a personajes tan aparentemente fantásticos como Lady Brienne o Aria Stark de juego de tronos. Aunque, repasando su biografía no se puede decir que Catalina haya sido tan honorable. Su vida no es precisamente un ejemplo a seguir, pero eso es lo que la hace tan interesante.

Nació a finales del siglo XVI, en San Sebastián, Gipúzcoa. Durante sus primeros años la dejaron jugar con la espada junto a sus hermanos. No tardaron en darse cuenta de que la niña les estaba saliendo “poco señorita” y con tan solo cuatro años la mandaron junto a sus hermanas a ser educadas a un convento. Allí no fueron capaces de controlar su temperamento y pronto la trasladaron a un monasterio mucho más estricto, donde se pasaba casi todo el tiempo en la celda debido a sus continuas peleas. A los quince años se cortó el pelo, se vistió de hombre y se escapó del convento para siempre.

Fugitiva

maria-felix-as-catalina
La actriz María Féliz como Catalina (1914)

Después de un tiempo vagabundeando encontró cobijo en Vitoria, en la casa del marido de una prima de su madre, un catedrático que comenzó a enseñarla latín. Pese a todo, el universitario tenía las manos muy largas y, tras un intento de abuso sexual, Catalina cogió el dinero del hombre y se marchó sola hacia Valladolid. Tomó el nombre de Francisco de Loyola y sirvió como paje del secretario del rey, Juan Idiáquez. Pero una vez más tuvo que hacer las maletas cuando se encontró con su padre, buen amigo del secretario, que la estaba buscando por todas partes. Lo más curioso es que pese a mantener una conversación, su padre no reconoció en Francisco de Loyola a su propia hija.

Volvió a vagabundear y fue detenida por herir con una piedra a un joven que había intentado asaltarla en grupo. Permaneció un mes en la carcel por aquello. Después de eso tuvo algo más de suerte y logró permanecer dos años al servicio de un importante señor navarro. Tras ese tiempo, aburrida quizá de ese estilo de vida, abandonó su trabajo y volvio a San Sebastián. Vivió como un hombre, pero mantenía contacto con su familia e, incluso, iba a misa en su antiguo convento.

La llamada de las Indias

catalinadeerauso-560x792Con solo 18 años consiguió un puesto como grumete en el galeon capitaneado por Esteban Eguino, primo de su madre. El primer contacto de Catalina con América fue una batalla naval con unos piratas holandeses en Venezuela, de la que el galeón salió victorioso. Después de un viaje por toda la costa occidental de América del Sur, el galeón se disponía a regresar a España, pero Catalina tenía otros planes. Mató a su tio de un dispario y le robó 500 pesos con los que iniciar su nueva vida.

Se puso al servicio de un mercader de Trujillo, quien acabaría dándole casa, ropa, dinero y tres esclavos negros. Pero su tranquila vida no dudaría mucho (nunca le duraba mucho). Se peleó con un joven en un corral de comedias porque este le dijo que le impedía ver el escenario con claridad, se retaron y le rajó la cara, por lo que acabó en prisión. Su amo llegó a un acuerdo con la familia del joven y ofreció a Catalina la libertad a cambio de casarse con la tía del joven, pero se negó ya que no quería que su condición de mujuer fuera descubierta. Cuando salió de prisión, el mercader le puso una tienda en otra ciudad, pero el joven de la cara cortada fue a buscarla junto a dos amigos para retarla de nuevo. Catalina aceptó el reto y uno de los amigos del joven acabó muerto y ella, nuevamente, encarcelada. Cuando salió, el mercader decidió que poco más podía hacer, así que le dio algo de dinero y una carta de recomendación, y Catalina se fue a Lima.

Allí estuvo nueve meses trabajando en casa del Cónsul mayor de Lima, hasta que fue descubierta “andándole entre las piernas” a la hermana del cónsul.

Carrera militar

Desempleada y con cada vez menos lugares a los que poder volver, Catalina se unió a un reclutamiento para la conquista de Chile. En las campañas contra los mapuches, Catalina descubrió su lado más violento y cruel, masacrando a una enorme cantidad de indígenas. Tras la campaña, permaneció en casa del secretario del gobernador, Miguel de Erauso, su hermano, quien, no obstante, no la reconoció. Probablemente por otro lío de faldas fue desterrada a tierra de indios, donde continuó luchando contra los mapuches al servicio de la corona.

Llegó a convertirse en Alférez y, en la batalla de Purén, murió el capitán de su compañia, asumiendo ella el mando y ganando la batalla. Esto habría significado su ascenso inmediato si no hubiera habido una lista interminable de quejas hacia ella por su crueldad contra los indios. Frustrada, mató a numerosas personas que se cruzaron en su camino, causar daños en sitios públicos y quemar campos enteros. Asesinó al auditor general de la ciudad de Concepción, por lo que volvió a prisión durante seis meses. Al salir, asesinó a Miguel de Erauso (su hermano y secretario del gobernador), por lo que fue encerrada otros ocho meses.

Huyó a Argentina cruzando los Andes y fue recogida al borde de la muerte y llevada a Tucumán. Allí se prometió con dos jóvenes y, sin casarse con ninguna, se llevó el dinero y los bienes que le habían regalado por los compromisos, huyendo hacia Potosí, para entrar de nuevo al servicio militar. En la ciudad de la Plata fue acusada de un delito (¡¡¡qué no había cometido!!!) y torturada, pero finalmente fue liberada. Entonces comenzó a traficar con trigo y ganado.

A partir de aquí comienza a pasar más tiempo huyendo de la justicia por distintos motivos que ninguna otra cosa. Varias veces se refugió en sagrado. Rencillas de juego, lios de faldas, tráfico… Hasta que fue condenada a muerte. Fingió confesarse para poder escapar y se fue a Cuzco. Pero por otra disputa, fue nuevamente detenida allí.

Del cadalso a la fama

220px-Catalina_de_ErausoViendo tan cerca la muerte, Catalina confesó que era una mujer y, no solo eso, que había sido criada en un convento. Hasta ese momento, nadie había revelado nunca su identidad y fue necesario el estudio de un grupo de matronas que fonfirmaron, no solo que se trataba de una mujer, sino que, además, era virgen. El obispo Agustín de Carvajal la tomó bajo su protección y fue traída a España. Fue recibida por el rey Felipe IV de España, quien mantuvo su graduación militar y la apodó “la monja alférez”, permitiéndole emplear su nombre masculino y cobrar una pensión por sus servicios en Chile. Su fama se extendió por Europa y Catalina fue recibida por el Papa Urbano VIII en Roma.

Regresó a América y creó una empresa de arriería. Allí pasó sus últimos años y la historiografía le pierde la pista, por lo que hay diversas teorías sobre cómo pudo ser su muerte. Sin embargo, nunca ha desaparecido del todo de la historia. Ella misma escribió una autobiografía que fue copiada y reeditada continuamente hasta que se hizo conocida ya en el siglo XIX. También hay referencias a Catalina en otros documentos históricos de la época, así como en novelas y películas actuales.

¿Has leído o visto alguna de ellas? ¿Conocías a Catalina o a algún otro personaje así de singular? Déjame un comentario y cuéntamelo. ¡Me encantará comentarlo contigo!

tenor

Y si te ha gustado el artículo, ayúdame compartiéndolo en redes sociales o entre tus conocidos.

Y si quieres leer más sobre fantásticas mujeres, haz clic en uno de los siguientes enlaces:

mujeres en la historia mujeres guerreras

Singular: 1 comentario en “Catalina de Erauso: la monja alférez”

  1. ¡Vaya vida de delincuente que llevó! No me extraña que se hayan hecho películas sobre ella. Espero que el personaje de tu nueva novela sea más sosegado.
    Me ha gustado el artículo y la nueva sección. Espero ver pronto nuevas publicaciones.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s