El origen de San Valentín

3 comentarios

Estos días se escuchan muchas opiniones acerca de San Valentín: que si es el día del amor, que si es el día del consumismo. Aquellos que están en pareja suelen estar más inclinados a celebrarlo, aunque recordad que no hay nada más bonito que celebrar el amor por uno mismo.giphy

Servicios clandestinos

Marco Aureio Claudio llegó a convertirse en el emperador Claudio II en el siglo III, después de que su predecesor, el emperador Galieno, muriese víctima de una conspiración. Las malas lenguas dicen que el propio Claudio II participó en esa traición, pero no vamos a pensar mal del pobre emperador que llegó al trono a hombros de las mismas tropas que habían tomado parte en la conspiración.

Cuenta la leyenda que este emperador estaba tan interesado en las conquistas militares que promulgó un decreto que prohibía a los hombres jóvenes del ejército contraer matrimonio, porque pensaba que los hombres solteros y sin compromisos familiares rendían mejor en las largas campañas contra los bárbaros (su lógica tiene, no lo vamos a negar).

Entonces surgió en Roma un sacerdote cristiano, Valentín, que se dedicó a casar a las jóvenes parejitas en secreto, enfrentándose a la ley del emperador. Llegado el momento fue descubierto y apresado y (para darle más emoción a la leyenda) el emperador retó al sacerdote a devolverle la vista a su hija Julia (oye, si no podía no perdía nada, pero ¿y si colaba?).  La leyenda no sería leyenda si no lo hubiera conseguido, así que puedes imaginar que la joven Julia recuperó la vista.

Aquí el final podría haber sido que el emperador agradecido libera al sacerdote, peeeeero…

¡ROMA TRADITORIBUS NON PREMIAT!

Es decir, ‘Roma no paga a los traidores’, por lo que Valentín fue ejecutado el 14 de febrero del 270.

tenor

¿Y desde entonces se celebra el día de los enamorados?

Pues no.

Se cree que la primera mención a la festividad fue ya a finales del siglo V. El papa Gelasio I instauró (término oficial para decir que se sacó de la manga) la celebración en el año 498. Aunque por su discutida existencia el Concilio Vaticano II lo quitó del santoral en el siglo XX, por lo que oficialmente San Valentín no fue ni santo ni Valentín, es decir, que no existió.

Pero la leyenda existe y ha llegado hasta nuestros días. Algunos autores creen que sustituyó a las lupercales romanas (una fiesta de la fertilidad en la que unos jóvenes se paseaban desnudos, con cintas de cuero de cabra con los que daban azotes a las mujeres que se cruzaban en su camino, resumido muy rápidamente), pero en mi opinión (y en la de la mayoría de los autores) no hay fuentes que defiendan esa teoría.

San Valentín hoy

Aunque la Iglesia quitara a Valentín del santoral, la gente siguió celebrando ese día como el día del amor. A raiz de la revolución industrial del siglo XX se empezaron a producir tarjetas en cadena y de ahí a los regalos.

En conclusión, San Valentín es una leyenda, pero no hay nada más auténtico que apuntarse a cualquier fiesta. Así que, lo celebres o no, te deseo un feliz San Valentín.

DV_E5Q4W0AAmU2G

¿Y a ti? ¿Cómo te gusta celebrarlo?

Plural: 3 comentarios en “El origen de San Valentín”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s